Clínica de Fisioterapia

Fisioterapia para prevenir el trauma perineal en la mujer gestante

¿Qué es el trauma perineal o traumatismo obstétrico? Se trata de cualquier daño en el área  genital que suceda durante el nacimiento del bebé, tanto si se da espontáneamente, como si es a consecuencia de una incisión quirúrgica (episiotomía). Puede afectar al bienestar físico, psicológico y social de las mujeres, tanto en el postparto inmediatol, como también en el postparto a largo plazo.

En los partos naturales es común, y por ello es importante identificar las medidas adecuadas de prevención.

Dicho trauma, sobretodo el producido por la episiotomía rutinaria, suele ser innecesario, doloroso e influye en la sexualidad de la mujer y es su autoestima. Por ello numerosos estudios evidencian científicamente la restricción del uso de la episiotomia rutinaria.

¿Que tipos de trauma perineal podemos encontrar?

Encontramos los siguientes tipos:

1º Periné intacto: Se define como la ausencia de lesión en la zona perineal.

2º Laceraciones: se describen como una contusión en el periné en el  momento de alumbrar al bebe, sin necesidad de sutura por parte del personal sanitario.

3º Desgarro perineal: Se trata de una rotura que se produce en las partes blandas del canal del parto, y puede afectar a la vagina y a la musculatura del periné.  Es provocada por el feto, durante la fase de alumbramiento, en el parto. El desgarro puede ser central o lateral. Y según su extensión se clasifica en:

  1. Desgarro perineal de primer grado: es cuando se afecta solamente una pequeña parte del periné, la piel y el tejido celular subcutáneo hasta 2 cm de profundidad.
  2. Desgarro perineal de segundo grado: es cuando afecta  a la musculatura del periné, hasta 3 cm de profundidad y llega hasta el esfínter externo del ano.
  3. Desgarro perineal de tercer grado: es cuando afecta al esfínter anal.
  4. Desgarro perineal de cuarto grado: es cuando se extiende a la pared del conducto anorrectal.

La actuación de la Fisioterapia Obstetrica en la mujer embaraza incluye también el cuidado perineal de la misma. El papel del Fisioterapeuta consiste en ayudar a la mujer a conocer donde se encuentra su musculatura perineal y el estado de la misma, si es normal, hipertónica o hipotónica. Según sea la exploración se realizará el tratamiento más adecuado. En la mujer embarazada el periné desempeña un papel importante en los 9 meses de gestación, ya que es el suelo de la cavidad abdominopélvica. Y en el momentos del parto el periné debe relajarse mostrando sus características de flexibilidad y elasticidad para permitir el nacimiento del bebé.

El periné en su conjunto desempeña las siguientes funciones:

  • Cierra la pelvis ósea, formando la pared inferior de la cavidad abdominal.
  • Garantiza la estabilidad de la región lumbopélvica  junto con el músculo transverso del abdomen y los músculos cortos espinales.
  • Desempeña un papel fundamental en la continencia urinaria y fecal.
  • Sostiene las vísceras pélvicas y abdominales.     
  • Permite la micción, la defecación  y el parto.
  • Desempeña un papel importante en las relaciones sexuales.

 

 

El Fisioterapeuta especializado en obstetricia enseña a fortalecer el periné para que sea capaz de soportar bien las vísceras, además del peso del feto, y así prevenir las incontinencias de la gestante. Mediante la fisioterapia obstétrica se estabiliza la faja abdominopélvica y se previene la hipotonía abdominal, también vigila la ergonomía y enseña las diversas posturas de parto y como influyen dichas posturas en las distintas partes músculo-esqueléticas que componen el cuerpo de la gestante. En especial se enseña como influyen las distintas posturas de parto en el periné de la mujer embaraza, preparándola con ello para que esté más relajada tanto en la fase de dilatación como durante el parto. Ayuda a flexibilizar y dar elasticidad a la musculatura perineal con el uso de diversas técnicas fisioterápicas entre las que se encuentran el Masaje perinel, el Epi-no, el calor local y las distintas posturas de parto mencionadas anteriormente.

Situación actual ante el Trauma perineal:

Actualmente, hay un interés común en los equipos de atención sanitaria para conseguir dar a luz de la manera más natural posible, o sea, por parto natural.

El continuo declive en el uso de la episiotomía rutinaria, se evidencia científicamente, mostrando que confiere más daño que beneficio.

En estudios consultados, el masaje perineal puede reducir la posibilidad de sufrir trauma perineal, dolor y generalmente es bien aceptado por las mujeres.