Clínica de Fisioterapia

Fisioterapia en el dolor pélvico crónico

El Dolor Pélvico Crónico se localiza a nivel del abdomen o pelvis, persistiendo durante al menos seis meses, se presenta de forma continua o intermitente. En mujeres, no se asocia exclusivamente con el ciclo menstrual.

Otros autores a la definición dada añaden que dicho dolor tiene una duración mínima de 3 a 6 meses y que no está relacionado ni con el ciclo menstrual o ni con el embarazo. Se trata de  un dolor suficientemente intenso para interferir en los quehaceres habituales y que requiere tratamiento clínico y a veces quirúrgico.

En algunos pacientes pueden identificarse desde el inicio de la enfermedad, un tipo de conducta que ayuda a identificar si ese dolor, que es  agudo, en principio, puede tender a la cronificarse.

El Dolor Pélvico Crónico tiene más incidencia en mujeres que en hombres.

Se estima que el impacto del dolor pélvico crónico  en la calidad de vida de los afectados es: el 15% de mujeres que presentan dicho dolor tienen que permanecer acostadas y en reposo, el 45% reduce su productividad, el 58% restringe sus actividades habituales, el 52.7% ve afectada su vida social, familiar o sexual,  y alrededor de un 1% consulta a un psicólogo.

El Dolor Pélvico Crónico es un reto para el equipo sanitario, pues el paciente que lo presenta suele haber consultado a múltiples especialistas antes de acudir a la Unidad de Dolor.

La proximidad de los órganos reproductivos y los prejuicios asociados a dichos órganos, hacen que los afectados tiendan a evitar  comentar abiertamente los síntomas que presentan. 

Los afectados suelen necesitar un abordaje multidisciplinar, dada la complejidad de estructuras implicadas en el proceso de dicha patología. En los últimos años ha habido un aumento de la consciencia de la necesidad de este tipo de tratamiento multidisciplinar donde serían necesario un equipo con médicos, psicólogos, fisioterapeutas y enfermeros, entre otros especialistas sanitarios.